• MAPA

3 Pasos para dar Vida a tu Tiempo⏰

“A quien que no sabe a dónde va, ningún viento le es favorable" - Séneca -.

Si sabes para dónde vas en la vida, si lo tienes identificado y ubicado en TU MaPa como destino, sabrás para qué haces lo que haces y podrás dedicar TU TIEMPO a dar los pasos que te acerquen a esa visión. De lo contrario te perderás fácilmente en el miedo y las excusas y se te pasará la vida en ese sinsentido tan característico de esta época.


En MaPa estamos convencidas de que un paso importante para lograr la vida que quieres es ahondar en tu autoconocimiento y saber qué haces en tu tiempo, cómo y con quién.

1. Identifica tu destino en tu MaPa de vida: Sabemos que no es fácil tener tan claro cuál es nuestro propósito y nuestra visión. En nuestra sociedad gobernada por las prisas y el hacer sin sentido, nos cuesta sentarnos a reflexionar por qué y para qué hacemos lo que hacemos.

Además al sistema no le interesa que nos hagamos esta pregunta porque cuando vamos con esta inercia es más fácil que nos enganchemos al consumo o hagamos lo que es útil a otros, no a nosotros mismos.


Si tú sientes que aún necesitas aclarar tu visión, te recomendamos hacer el ejercicio "El Bombero Verde" 😎 disponible en nuestras redes de Instagram y YouTube , allí te ofrecemos una herramienta muy poderosa para iniciar esta reflexión.



2. Crea hábitos saludables: Verás, un hábito es una acción o un conjunto de acciones predecibles, que realizas con frecuencia. Así funciona nuestro cerebro, con patrones que se repiten.

Cada vez que aprendes algo nuevo, estás creando nuevos circuitos de conexiones neuronales y esto tiene una implicación energética muy potente, por esta razón, cuando esta información nueva no se consolida, las conexiones que guardaban el nuevo conocimiento se pierden rápidamente. Si en cambio, reforzamos la nueva adquisición, estaremos creando un hábito.


Sin embargo, nuestro cerebro se resiste a la novedad, por eso sin importar qué tan saludables, efectivos, lindos o feos sean nuestros hábitos, insiste en mantenerlos y renunciar a las nuevas prácticas.


“Más vale malo conocido que bueno por conocer” es lo que piensa y por eso prefiere mantener esos pocos hábitos. Los que ya tiene le parecen suficientes para vivir y para guardar las reservas energéticas en caso de presentarse algún peligro, para protegernos y así garantizar nuestra supervivencia.

Teniendo en cuenta esta prioridad, se encargará de convencernos de no insistir con acciones nuevas que perduren en el tiempo. Así que, para lograr este fin, se vale de ciertas estrategias como los miedos, las justificaciones, las excusas, etc.

Sin embargo, cuando tienes un propósito como decíamos antes y empiezas a ser constante, tu cerebro notará que sigues insistiendo en repetir esta acción cada día a pesar de sus resistencias, entonces retomará su objetivo de economizar energía ¿y cómo lo hace? automatizando esa acción, convirtiéndola en un hábito.


¿No es fantástico?


Enfrentar esa lucha te va a costar, claro que sí, necesitas atravesar ese umbral, pero si lo haces, con constancia y persistencia, el hábito se instalará.


Observa por ejemplo cuando aprendes a hablar otro idioma, a manejar o cuando exploras un dispositivo tecnológico novedoso, al principio necesitas muchísima atención para lograr la coordinación física y mental que esto requiere y cómo tu cerebro nota este gasto energético, ahí es cuando activa su protocolo de resistencia: "No tengo ganas", "qué pereza" o "qué fiaca" dirían en Argentina. "No me siento bien", "después sigo intentando", "¿y si lo hago mal?", “Yo no sirvo para esto”…

- Si no te dejas convencer por estos pensamientos y persistes, estas acciones se automatizan y se instalan como hábito-.


Ocurre que muchos de nuestros hábitos están profundamente arraigados y se sustentan en creencias limitantes transmitidas de generación en generación y perpetuadas por el sistema educativo imperante que privilegia la competencia y en general el ganar: ganar premios, dinero, una nota, reconocimiento, etc. Todo aquello que tiene que ver con el hacer humano mucho más que con el SER. Entonces, entramos en una vorágine en la que sentimos que, si no estamos produciendo y/o consumiendo, estamos perdiendo el tiempo.


Difícilmente nos damos cuenta de que también necesitamos espacios de esparcimiento, momentos de compartir, de disfrutar, de creatividad de ocio, es decir, momentos de recarga. Y mientras escribimos, sentimos todo esto como una exageración, pero de inmediato recordamos miles de ejemplos propios y de nuestros pacientes que lo confirman…


3. Planifica tu vida según tus prioridades: Si lo que hacemos dentro del tiempo es vivir y mientras lo hacemos desarrollamos diferentes acciones o actividades, entonces todo cambia cuando tenemos como referencia ese horizonte, esa visión de vida, eso que queremos haber logrado cuando a la edad de 80 años, miremos atrás y podamos disfrutar de estar donde y como queríamos estar, por haber vivido la vida en coherencia con nuestras prioridades y valores.

¿Y por qué hablamos del largo plazo? Para que, en el corto y el mediano plazo, podamos alinear nuestras metas y objetivos y por lo tanto nuestras acciones, con esa visión. Sólo de esa manera podremos ocupar nuestro tiempo, con actividades que nos orienten en esta dirección.

En este sentido es importante que dediquemos un tiempo a identificar las cosas que nos dan energía y las cosas que nos la quitan. Esto es clave a nuestro modo de ver porque, si por ejemplo lo que no me gusta es hacer informes y esta semana tengo que hacer un montón, entonces compenso poniendo también en mi agenda cosas que me conecten y recarguen. Para algunas personas será pintar, o ver una película… para otras será tal vez hacer una caminata por la naturaleza, ver una serie, meditar etc., de esta manera podemos equilibrarnos.


En este orden, lo ideal sería hacer primero lo que menos nos gusta para sacárnoslo de encima, porque si no, estaremos con eso en la cabeza consumiendo nuestra energía porque sabemos que lo tenemos que hacer mientras que, si lo hacemos de una vez, podremos dedicar el resto del tiempo a hacer esas cosas que si nos gustan.


Para facilitarte la planeación de LO IMPORTANTE, te hemos preparado un ORIENTADOR SEMANAL que podrás descargar en el botón que encontrarás al final de este artículo, se trata del que nos habló Carlos Miguel Galvis en el Live de Instagram: Gestión del Tiempo parte 2.


Este orientador, es para que puedas anotar las actividades importantes, esas que normalmente no aparecen en la agenda, ya que no tienen fecha para hacerse. Esta herramienta funcionará como separador de hojas, pero también puedes replicarlo para tener un registro permanente en tu agenda electrónica, como sea, es un recurso móvil y dinámico. Que lo disfrutes y aproveches!


Descárgate El orientador a continuación!

MaPa Orientador Semanal
.pdf
Download PDF • 849KB

Quieres iniciar tu transformación? ÚNETE y recibe nuestras Novedades

www.tumapadevida.com


Entradas Recientes

Ver todo